Edmund Emil Kemper

Hoy en día ronda los 60 años de edad y pasará el resto de vida en la cárcel.
Se trata de un hombre que mide más de 2 metros, pesa unos 160 kg, y su Coeficiente Intelectual (C.I.) está valorado en 140.

kemper.jpg

Su infancia:

Edmund Emil Kemper nació en el año 1948.

Su padre abandonó la familia cuando Ed era pequeño, según el mismo Kemper se habría hartado de los gritos y reproches de su madre, quién no vacilaba en decirle “No eres nadie” o “Eres un inútil”.

A partir de entonces le hizo mucha falta una figura paterna, siempre culpó a su madre por eso, al tiempo que no soportó la presencia de ningún padrastro.
Pues según dice el hombre, de los “padrastros” que tuvo, aunque fueran agradables con él, siempre fantaseaba con matarlos y huir con su padre.

Dentro de la familia, Ed era el hijo del medio, y único varón, de tres hermanos y según dijo recibía un trato muy distinto al de sus hermanas por parte de su madre.

Su madre era una mujer corpulenta y autoritaria.
Cuando Ed tenía tan sólo 8 años, su madre trasladó su cuarto al sótano por considerar al niño “una amenaza sexual” para sus hermanas.
Era castigado con frecuencia por culpa de sus hermanas.

A medida que fue creciendo, Ed se volvió cada vez más introvertido y se fue aislando en su mundo de fantasías sobre violencia y muerte.

Entre los juegos que practicaba junto a sus hermanas no faltaban las simulaciones de la cámara de gas y de la silla eléctrica.

Físicamente creció a pasos agigantados, y mentalmente de manera preocupante, pues se encerró mucho en si mismo y se sentía frustrado por las relaciones que mantenía con las mujeres de la casa, fantaseaba muy a menudo con mutilaciones y decapitaciones, los cuales no tardó en llevar a la práctica con objetos inanimados como la muñeca de su hermana.
Al mismo tiempo se fue interesando por el sexo y la necro-filia.

La primera vez que llevó a cabo sus fantasías con un ser vivo fue con un gato de la familia, al que le cortó la cabeza y la colocó en su habitación.
Luego descuartizó al gato de su hermana mayor, al cual le apuñaló el cerebro, previamente extraído del cráneo.

Su madre descubrió los restos del animal escondidos en el armario, cuestión que la llevó a pensar que su hijo estaba loco y lo mandó a vivir con sus abuelos a un rancho californiano, cuando Ed tenía tan solo 14 años.

Según contó Ed, el comportamiento de su abuela con él era muy semejante al de su madre: dominante y siempre pendiente de él.
Ed comenzó a fantasear con la posibilidad de cortarle la cabeza pero, mientras tanto, ocupaba su tiempo matando a todos los animales estaban a su alcance.

El primer golpe:

Fue entonces que llegó el día en que Ed cometió su primer asesinato: se colocó detrás de su abuela y le disparó en la cabeza, posteriormente la apuñaló repetidas veces.

Como Ed tenía cierto aprecio por su abuelo y no quería que presencie semejante escena, decidió esperar a que regrese del trabajo y una vez que llegó a la casa le disparó causándole la muerte.

En declaraciones posteriores, la respuesta que dio acerca del porqué de su acción fue: “Sólo quería saber qué sentiría matando a la abuela“.

Luego de éste crimen, Kemper fue ingresado durante 6 años en el hospital psiquiátrico de Atascadero en California.
Allí compartía su tiempo con criminales adultos.

Salió del establecimiento cuando tenía 21 años y bajo la custodia de su madre, por la insistencia de ésta a pesar de la oposición de la junta de libertad bajo palabra.

Pero su madre no había cambiado, continuó comportándose de la misma forma que antaño, y pronto le hizo saber a su hijo que no mantuvo relaciones con ningún hombre durante 5 años por miedo a él, también le prohibió mantener cualquier tipo de contacto con estudiantes de la universidad y dicho ésto agregó “Son demasiado para ti“.

Kemper empezó entonces a consumir pornografía y revistas con estímulos eróticos y violentos, al tiempo que se masturbaba mientras visualizaba éste tipo de imágenes.

Trabajó en distintos empleos hasta que fue contratado por el “Dpto. de Puentes y Carreteras del Estado de California”.

kemper_ed.jpg Fue éste empleo el que le dio la oportunidad de comenzar a vigilar a varias chicas, recogerlas en autostop y preguntarles cosas de su vida privada.
Al parecer quería aprender a diferenciar a las jóvenes de buena familia del resto, pues las primeras serían posteriormente su objetivo.

Fue también en éste momento cuando trucó el cierre de su coche, pudiendo controlar de esta manera la puerta del copiloto, con un mecanismo ideado por él mismo.

Frecuentaba un bar al que solían ir policías y se hizo amigo de varios de ellos.
En este tiempo comenzó a salir con la hija del jefe de policía, quien lo consideró “un buen partido” para ella.

6 Crímenes:

En Mayo de 1972 recogió a Mary Ann Pesce y Anita Luchese, dos jóvenes de 18 años de edad, a quienes llevó a un callejón sin salida y las mató a puñaladas.
Llevó los cuerpos a su departamento y los fotografió.
También mantuvo relaciones sexuales con algunas partes de los cadáveres.
Al día siguiente se deshizo de los cuerpos, enterrándolos en las montañas y votando sus cabezas en un barranco.

El 14 de Septiembre recoge a su 3º víctima, Aiko Koo, una joven de 15 años, a la cual estranguló y como con las anteriores, llevó el cuerpo a su casa.
Al día siguiente, con la cabeza de la chica en el maletero de su auto, fue a la visita de los psiquiatras responsables de su vigilancia, quienes lo considerearon “integrado en la sociedad, no peligroso”.

Tiempo después confesó practicar canibalismo con partes de los cuerpos, disecados y congelados.

El 9 de Enero de 1973 obliga con una pistola a Cindy Schall, a entrar en el maletero de su coche, donde la mató enseguida.
Llevó el cadáver a casa de su madre, lo violó en la cama y luego lo mutiló en la bañera.
Los restos del cuerpo terminaron en el mar y su cabeza enterrada bajo la ventana del dormitorio de su madre.

El 5 de Febrero fue a cenar a casa de su madre, con los cadáveres de Rosalind Torpe y Alice Lin en el maletero, luego de la cena decapitó los cuerpos y más tarde buscó el tronco de Alice, al que violó en la cocina.

El crímen más esperado:

Fue el 21 de Abril de 1973 cuando entró en la habitación de su madre mientras ella dormía, le hundió un martillo en la sien, le cortó la garganta, colocó la cabeza en la repisa de la chimenea y jugó a tirarle dardos mientras la insultaba frenéticamente.
Luego violó su cadáver.

Éste asesinato lo conmovió y alivió de sobremanera, pues fue el que lo llevó a descubrir que su madre era tan vulnerable como el resto de sus víctimas.

Al día siguiente, Sábado Santo, invitó a una amiga de su madre, Sally Hallett, a una cena sorpresa.
Cuando la mujer entró en la casa, dijo estar “muerta de cansancio“, actp seguido Kemper la golpeó, luego la estranguló y decapitó.
El cuerpo de la mujer fue a parar al lado del de su madre.

El domingo por la mañana se dirigió al Pueblo de Colorado.
Luego de pasar dos días en esa localidad, llamó a las 3: 00 desde una cabina telefónica al departamento de policía de Santa Cruz en California, donde aún tenía varios amigos.

Confesó haber matado a su madre, a una amiga de ésta y a varias estudiantes de Santa Cruz.
Los policías pensaron que Ed les estaba jugando una broma y sólo le creyeron cuando dio detalles de las muertes, detalles que sólo un asesino podría conocer.
Aguardó en el teléfono público hasta que llegó la policía y lo detuvo.

Como no podía ser de otra forma, Ed Kemper fue condenado a cadena perpetua.

Últimos Comentarios

  1. Liza 5 marzo, 2012
  2. CAM 22 junio, 2011
  3. PEDRO 9 octubre, 2010
  4. Sasha 10 mayo, 2010
  5. macarena 11 julio, 2009
  6. El Rocky 23 mayo, 2009
  7. Killer 25 marzo, 2009
  8. NARAYANA 12 marzo, 2009
  9. Cristian 23 octubre, 2008
  10. betsabet 24 diciembre, 2007

Dejar un Comentario

Código Captcha *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.